Follow my blog with Bloglovin
Si quieres reformar tu casa es normal que te surjan muchas dudas.

Lo primero que te plantearás es si vale la distribución que tienes o si por el contrario crees que la vivienda podría aprovecharse mejor o podría adaptarse mejor a tus necesidades cambiando alguna cosilla.

Cada persona es un mundo, algunos preferirán una cocina abierta al salón, otros querrán ampliar el baño aunque le pierdan espacio a una habitación… No hay una solución estándar, por lo que cada persona tendrá que plantearse a que espacios da más importancia y cuál es su forma de vida.

La segunda gran cuestión serán los acabados. Esta elección dependerá del estilo que quieras darle al espacio y con el que te sientas más identificado. También influirá en la elección, los colores y materiales que te atraigan y ten gusten, teniendo en cuenta evidentemente las tendencias. Pero también dependerán de cómo uses la vivienda y sobretodo de tu presupuesto.

Luego surgirán las grandes frases que en toda reforma no pueden faltar:

que-puedo-hacer--espacio-parezca-mas-grande

¿Y si una persona especializada te ayudara con todo esto? Tranquilo, no hablo de un decorador (es que, es decir “decorador” y notar como mi cartera se echa a temblar), te hablo de alguien que, visitando tu vivienda, te haga planos con las distintas posibilidades que existen para distribuir la vivienda. Alguien que se preocupe de verdad y le dé mil vueltas a las cosas hasta encajar todo a la perfección. Que se preocupe de sacar el máximo partido al espacio proponiendo soluciones que de verdad funcionan.

Es normal que no tengas visión espacial, que dudes si un color puede quedar bien o no. Para eso también hacemos imágenes 3D, para que puedas saber cómo quedará todo antes de empezar la obra.

Contar con la ayuda de alguien con conocimiento y experiencia, que sabe ver más allá y se preocupa por tus necesidades, resulta muy útil.

Ya, pero he dicho que no es un decorador y tu estarás pensando que aun así será caro.

En La Buena Reforma este asesoramiento está incluido en el precio de la reforma sin ningún coste.

Nos preocupa hacer las cosas bien, no entendemos la reforma de una vivienda sin haber estudiado al cliente y asegurarnos de que la reforma que se hace es la que él necesita. No hay nada peor que terminar una obra y que un cliente piense que se ha equivocado o que la vivienda no ha quedado como él había imaginado.

Así que, si estás pensando en reformar tu vivienda, piensa en ir un poco más allá y asegúrate de sacar el máximo partido al espacio que tienes. Merece la pena, te lo aseguro.

Un abrazo

lorena