Hace poco pude pasar unos días en Luxemburgo (supongo que ya os disteis cuenta por el post anterior), así que hoy vengo a hablaros un poquito sobre esta ciudad.

Luxemburgo es un sitio sencillo, limpio y tranquilo. Hay poca gente por la calle, y la que te encuentras es bastante discreta. Las casas en general son grandes y señoriales e impecablemente cuidadas, bueno como todo en Luxemburgo.

luxemburgo-casas

La ciudad es pequeña, los edificios principales no son en general ostentosos, sino más bien recatados. El centro cuenta con el Palacio Ducal, el Ayuntamiento y la Catedral como principales edificios.

LUXEMBURGO

palacio-luxemburgo-2

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Si te alejas un poco del centro hacia las antiguas murallas, hay unas vistas increíbles del barrio de Clausen.

LUXEMBURGO

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

LUXEMBURGO

 

Éste barrio y el de Grund, son la llamada parte baja de la ciudad, con casitas bajas atravesadas por el río. Parecen un pueblecito a parte, en comparación con la parte alta. Si bajas al barrio de Clausen, puedes recorrer un sendero paralelo al río que conecta con el barrio de Grund. Dicho barrio es una de las mejores zonas de restaurantes, con locales pequeños con mucha personalidad.

LUXEMBURGO

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERA

Puedes volver a la parte alta de la ciudad utilizando un ascensor público. Aparecerás detrás de la catedral y si caminas un poco te encontrarás con la Dama Dorada, un monumento a los caídos en la Primera Guerra Mundial, justo al borde del valle de la Pétrusse.

Para seguir conociendo la ciudad puedes cruzar el valle por el Pont Adolphe, y llegar hasta la estación central.

Como veis Luxemburgo lo podéis conocer en un día, eso sí, será un día lleno de encanto, y si no llueve será mejor aun!

Un abrazo

lorena